> HISTORIA Y GEOGRAFIA NIVEL MEDIO: PREHISTORIA - EL PERÍODO NEOLÍTICO

Bienvenidos!

¡Bienvenidos!

Este blog es un espacio diseñado para los alumnos del nivel medio. Aquí encontrarán programas, contenidos y actividades de la asignatura Historia y Geografía. También podrán acceder a distintos recursos, diarios, películas, videos, textos, música y otros que contextualizan los temas desarrollados en clase.

Prof. Federico Cantó

domingo, 29 de abril de 2012

PREHISTORIA - EL PERÍODO NEOLÍTICO


1.8. La revolución neolítica

Resolver Crucigrama: La revolución neolítica

Hace alrededor de 10.000 años finalizó la última glaciación. Una glaciación es un periodo de larga  duración en el cual baja la temperatura global del clima de la tierra, dando como resultado una expansión del hierlo continental de los casquetes polares.  Las hordas de Homo Sapiens sapiens vieron desaparecer los grandes animales de caza y debieron adaptarse a un nuevo medioambiente modificando sus hábitos de vida. Este proceso de adaptación da comienzo a un nuevo período de la prehistoria llamado: Neolítico. La palabra neolítico es una término griego que significa "piedra nueva".


En el período neolítico se dieron un conjunto de cambios culturales que condujeron al ser humano a finalizar su etapa de dependencia de la naturaleza. A pesar de que los utensilios elaborados en piedra durante este período son más precisos, y por esa razón se lo denomina período de la piedra pulida, los cambios más importantes no se relacionan con la evolución del trabajo de la piedra, sino con otros mucho más significativos. El verdadero cambio se observa en el paso de una economía depredadora, de caza de animales y recolección de plantas y frutos silvestres, hacia una economía productora de alimentos. 

Esto se logró mediante el desarrollo de técnicas de domesticación y reproducción de plantas. También en este período se logró la domesticación de animales (cabras, bueyes, cerdos y ovejas) con lo cual se incorporaron otras fuentes de alimentos. Los cereales y frutas junto con la carne y leche, además de las fibras para vestir, como la lana) permitieron al ser humano una existencia más segura.

La escasez de alimentos dejó de ser un problema crónico de la humanidad. El aumento de cosechas y la domesticación de animales establecieron una nueva relación entre los hombres y la naturaleza. Los esfuerzos de estos seres humanos, finalmente, les permitieron adquirir con regularidad alimentos y abandonar sus hábitos de vida nómada. A los historiadores les gusta referirse a este fenómeno como una revolución agrícola.

Sin embargo, este cambio que implicó el abandono de una forma de vida más precaria y peligrosa no se dio de la noche a la mañana: fue un largo camino que debió estar marcado por el ensayo y el error. La agricultura se desarrolló de manera independiente en cuatro  áreas del mundo entre los años 10.000 y 7.000 a. de C. En cada una de estas zonas se cultivaron plantas diferentes:

Zonas de domesticación


Cercano Oriente: trigo, cebada y lentejas.
Sur de Asia: arroz y mijo.
África occidental: mijo y camote.
Mesoamérica: frijoles, papas y maíz.

La revolución agrícola del Neolítico requirió la existencia de un medioambiente favorable. Aquellas regiones que recibían las lluvias necesarias y eran el lugar de origen de plantas silvestres comestibles, y de especies de animales domesticables (cerdo, buey, cabra y oveja), constituyeron las zonas de desarrollo de la agricultura y la ganadería.

Los grupos de cazadores recolectores en su constante búsqueda de alimentos debieron notar  que en aquellos lugares donde habían estado anteriormente recolectando vegetales y extrayendo su fruto, crecía una mayor cantidad de plantas. Con el tiempo repetirían la acción de manera intencional para volver a recoger sus frutos en la próxima temporada. De este modo habrán ido comprendiendo mejor este proceso de reproducción hasta llegar a desarrollar la agricultura.

Los habitantes de estas regiones, probablemente, comenzaron a separar las semillas de las plantas que consideraban más sabrosas y que producían más frutos. Luego las sembraron con el propósito de mejorar las especies. Al mismo tiempo, retuvieron a los animales para obtener carne y leche. Este proceso por el cual algunas especies animales y vegetales dejaron de ser salvajes y fueron manipuladas por el hombre se llama domesticación.

La necesidad de cuidar animales y cultivos trajo como consecuencia que el ser humano abandonara la vida nómade y se estableciera en un territorio de manera permanente. Cuando los hombres instalaron sus viviendas cerca unas de otras se formaron las primeras aldeas. Desde este punto de inicio los cambios se fueron sucediendo sin fin hasta nuestros días.

ACTIVIDAD N° 10


  1. Subrayá las ideas más importantes y resumí el texto.
  2. Definí el concepto de Neolítico.
  3. Identificá cuales fueron las primeras regiones donde se desarrolla la revolución agrícola y señala el nombre de las especies domesticadas
  4. En las tres imágenes que acompañan el texto verás a sociedades del neolíto realizando tareas propias de este período prehistórico, identifica cuáles son y escribilas en tu carpeta.
  5.  Observá el siguiente cuadro con atención y utilizá tu resumen para completar los marcos vacíos.