> HISTORIA Y GEOGRAFIA NIVEL MEDIO: POLITICA

Bienvenidos!

¡Bienvenidos!

Este blog es un espacio diseñado para los alumnos del nivel medio. Aquí encontrarán programas, contenidos y actividades de la asignatura Historia y Geografía. También podrán acceder a distintos recursos, diarios, películas, videos, textos, música y otros que contextualizan los temas desarrollados en clase.

Prof. Federico Cantó

Mostrando entradas con la etiqueta POLITICA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta POLITICA. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de marzo de 2014

VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA

El Virreinato del Río de la Plata.

La dinastía de los Borbones, que comenzó a reinar en España a partir del siglo XVIII, trató de mejorar la forma de administrar el estado  español  y sus colonias. Con esa finalidad se crearon los virreinatos de Nueva Granada en el norte de América del Sur y del Río de la Plata (1776). En el caso de la creación de este último influyeron la importancia que había adquirido Buenos Aires, convertida en capital del nuevo Virreinato, y la amenaza del avance portugués sobre la margen oriental del Río de la Plata.

La superficie del Virreinato del Río de la Plata era muy extensa, pues abarcaba no solo el actual territorio argentino, sino también los de los actuales Uruguay (banda oriental), Paraguay, Bolivia y parte de Chile (alto Perú) y parte del sur de Brasil. El virreinato estaba dividido en unidades político –administrativas: intendencias y gobernaciones. Estas divisiones fueron la base para el posterior surgimiento, tanto de las provincias argentinas, como de nuestros países limítrofes de habla hispana.


Las ciudades dentro del virreinato poseían una relativa independencia ya que estaban dotadas de gobiernos propios integrados por los vecinos más ilustres. El cabildo era la sede del gobierno municipal de cada ciudad. La justicia era impartida por tribunales llamados audiencias.

La economía del virreinato era variada. La zona del Río de La Plata estaba basada en la producción de ganado, especialmente vacuno y caballar. El cuero de las vacas sustituyo a casi todos los demás materiales escasos, creándose la llamada "cultura del cuero". La zona ocupada por la actual Bolivia, era rica en minerales como la plata, por lo cual se desarrollaron explotaciones a gran escala desde el comienzo de la ocupación española. Las provincias del actual Noroeste argentino se posicionaron como proveedores de insumos de las minas bolivianas. El virreinato poseía un comercio monopólico que solamente le permitía comerciar con España o con otras colonias españolas, concentrándose todo el comercio exterior en manos de unos pocos españoles privilegiados. Ante esa situación surgió un intenso contrabando, el cual no era mal visto por la población sino todo lo contrario.

La sociedad colonial americana se encontraba dividida en grupos con marcadas diferencias, que se distinguían por sus rasgos raciales, el grado de poder político que poseían  y el nivel de su riqueza. Ésta sociedad, al igual que la de España, presentaba una marcada jerarquía. El grupo dominante se llamaba a sí mismo “gente decente”, y el sector más desfavorecido estaba compuesto por los esclavos africanos, entre ambo sectores existían otros grupos.

El grupo dominante se componía con los grandes comerciantes, los propietarios de vastas extensiones de tierras (terratenientes) y los altos funcionarios del gobierno y la Iglesia. Era un grupo cerrado, de gente blanca, cuyas familias se emparentaban mediante casamientos y se distanciaban de los otros grupos inferiores. Dentro de la clase principal existían diferencias entre los españoles nacidos en América, llamados criollos, y los originarios de España, llamados peninsulares. Los peninsulares eran los únicos que podían ocupar los puestos importantes en la administración colonial y controlaban el monopolio comercial.

Los blancos pobres se mezclaban con los mestizos, mezcla de indio y blanco, este grupo estaba compuesto por pequeños propietarios de talleres y chacras, el bajo clero y funcionarios menores. Por debajo de estos grupos se encontraban los indios y mulatos, mezcla de negro y blanco cuyas libertades estaban muy limitadas por leyes y prejuicios sociales. Este sector social se ocupaba de las tareas manuales que los blancos despreciaban. Buenos Aires era una especie de centro distribuidor de esclavos. Desde aquí se los vendía y se los llevaba a los distintos puntos del virreinato. En Buenos Aires a los esclavos negros se los ocupaba sobre todo en las tareas domésticas como sirvientes en las casas de las familias más adineradas.

El Virrey Cevallos fue reemplazado por el mexicano Juan José de Vértiz. Vértiz mandó a hacer el primer censo de la población de Buenos Aires en 1778. La ciudad tenía 24.754 habitantes y la campaña 12.925. El nuevo virrey advirtió que Buenos Aires era una ciudad muy descuidada, mal iluminada y aburrida y decidió transformarla. Creo un sistema de alumbrado público en base a mecheros alimentados a grasa de potro que luego fueron reemplazados por velas de sebo .Los faroles eran mantenidos por los serenos, simpáticos personajes que además anunciaban la hora. Vértiz hizo empedrar las calles. Se ocupó de la provisión del agua. Fundó un teatro de comedias, un hogar para chicos huérfanos (la casa de los Niños Expósitos) donde instaló una moderna imprenta, un hospital para mendigos, el Real Colegio de San Carlos (actual nacional Buenos Aires) organizo la policía y fundo varios pueblos en la provincia de Buenos Aires.

Las diversiones del Buenos Aires de entonces no eran demasiadas. Convocaban por igual a ricos y pobres las corridas de toros. El pato, las riñas de gallo, las cinchadas y las carreras de caballo eran las diversiones de los suburbios orilleros a las que de tanto en tanto concurrían los habitantes del centro. Allí podían escucharse los "cielitos", que eran verdaderos alegatos cantados sobre la situación política y social de la época.


Las damas también gustaban de las corridas de toros pero preferían el teatro, la Opera y las veladas, que eran reuniones literarias y musicales realizadas en las casas. Eran la ocasión ideal para conseguir novio. Una vez a la semana "la parte más sana del vecindario", como definía el cabildo a sus miembros, es decir los propietarios porteños, concurría al teatro para asistir a paquetas veladas de ópera y a disfrutar de las obras de teatro de Lavardén. Desde que la inaugurara el Virrey Vértiz en 1783, la Casa de Comedias, conocida como el Teatro de la Ranchería, se transformó en el centro de la actividad lírica y teatral de Buenos Aires hasta su incendio en 1792. En 1810 pudo reabrirse el Coliseo Provisional de Comedias dando un nuevo impulso al arte dramático.

La creación de los virreinatos, pese a los intentos de reforma de los borbones y a cierta leve mejoría en la administración colonial, no fue suficiente para mantener el control sobre las colonias. La crisis en España proseguía y la duración del Virreinato del Río de la Plata fue corta.

Actividad: El Virreinato del Río de la Plata.

·      1. Sintetizá y organizá la información del texto en un cuadro con las características sociales, políticas y económicas  del Virreinato del Río de la Plata.


VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA (1776-1810)
ORGANIZACIÓN POLÍTICA
ORGANIZACIÓN SOCIAL
ORGANIZACIÓN ECONÓMICA
·       ………………………
·       ………………………
·       ………………………
·       ………………………

·       ………………………
·       ………………………


1.       2. Justificá la siguiente afirmación: La creación del Virreinato impulsó el desarrollo de la ciudad de Buenos Aires.

domingo, 29 de septiembre de 2013

EL IMPERIO INCA

Ver anterior: El IMPERIO AZTECA

Ama suwa, ama llulla, ama qilla.
(No seas ladrón, no seas mentiroso, no seas holgazán)
Lema del Imperio Inca 

Machu Pichu- Ciudad sagrada de los Incas

Los Andes Peruanos

La región que comprende la costa de Perú, las montañas y el altiplano boliviano formaban una zona cultural. Esta región vio el surgimiento de sociedades sedentarias basadas en la agricultura desde antes del 2000 a.C. En estas sociedades, la construcción de complejas obras de riego y la aplicación de técnicas agrícolas habían favorecido el crecimiento constante de la producción agrícola y de la población. Se habían desarrollado las ciudades y la organización social estaba fuertemente jerarquizada. Al llegar los españoles encontraron una organización imperial controlada por los Incas, uno más de los tantos grupos étnicos establecidos en la región.

El imperio Inca

Según la leyenda fueron cuatro hermanos los fundadores de la familia Inca. Manco Capac, el primer Inca, es considerado como héroe y un dios, fue el fundador del Cuzco, la ciudad capital del imperio Inca. A partir de Manco Capac se le sucedieron 13 incas en el gobierno, el último fue Atahualpa quien reinaba cuando llegaron los españoles.Los incas constituyeron un poderoso imperio que logró la máxima expansión territorial en la época en que Colón iniciaba su viaje hacia lo desconocido.


El imperio se extendía desde las sierras de la actual Colombia hasta el norte de Chile y de la Argentina, y desde la costa del océano Pacífico hasta el este de los bosques del río Amazonas. Los incas eran un pueblo originario de las sierras y desde allí dominaron, mediante la guerra de conquista, a los pueblos de las otras zonas. Establecieron la capital de su imperio en la ciudad de Cuzco, a la que consideraban el centro del universo. El imperio, que ellos llamaban Tahuantinsuyo -que quiere decir las cuatro partes del mundo-, estaba dividido en cuatro regiones, las que, a su vez, se subdividían en provincias. Al frente del imperio estaba el Inca, y las zonas conquistadas estaban dirigidas por los curacas o gobernadores de provincia.

Organización económica y grupos sociales

La agricultura fue la base de la economía del imperio incaico. La producción era muy variada y los cultivos más importantes eran el maíz. la quinoa y la papa. Los incas aplicaron diferentes técnicas agrícolas que mejoraron el rendimiento de los cultivos. En la zona árida de la costa usaron el guano -excremento de aves marinas- como fertilizante de las tierras y construyeron canales de riego. En el interior, sobre las laderas de las sierras, cultivaban en terrazas.
Terrazas de cultivos
La cría de llamas y de alpacas fue una actividad importante en la economía incaica. De ella obtenían lanas, carne y se usaban como animales de trabajo. La llama no soporta más de 45 Kg. de peso se adapta a las grandes alturas. Además, el dominio de pueblos que habitaban diferentes zonas les permitió obtener, mediante el pago de tributos, productos diversos.

La sociedad incaica estaba jerarquizada y se podían diferenciar varios grupos sociales. El grupo más importante era la nobleza (real y provincial).  En primer lugar se  encontraba el Inca y su familia, por debajo, los sacerdotes, los guerreros y los altos funcionarios del imperio. A este grupo social también pertenecían la nobleza provincial formada por los Curacas, jefes de los ayllus o comunidades campesinas que habían aceptado someterse al imperio. Los nobles controlaban el Estado y vivían de los tributos que entregaban los campesinos.


RED DE CAMINOS DEL INCA
Por debajo de la nobleza se encontraban los habitantes del imperio que eran libres y pertenecían a una comunidad o ayllu, en su inmensa mayoría eran campesinos. En el último escalón social se encontraban los yanaconas que eran servidores perpetuos del Inca y del imperio. Los ayllus que no se sometían al imperio y eran derrotadas en la guerra integraban este grupo.

El ayilu era la comunidad de campesinos unidos por vínculos familiares, que tenían antepasados en común y habitaban un mismo territorio. El Estado entregaba tierras a cada comunidad para su subsistencia y a cambio exigía fuertes tributos. Anualmente, el Curaca asignaba parcelas a cada familia según el número de sus componentes. Pero los campesinos no eran propietarios de las tierras y estas parcelas eran trabajadas colectivamente por todos los miembros de la comunidad. El ayllu debía entregar tributos en productos y en trabajo al Estado y a los curacas.

 En los ayllus las tierras se dividían en tres: las tierras de las comunidades, cuya producción alimentaba a las familias campesinas, las tierras del Inca y las de la religión, con las que se mantenían  al emperador y el culto a los dioses. Los campesinos debían obligatoriamente trabajar en todas. 

El Estado Incaico

El Estado incaico fue teocrático porque el emperador, el Inca, era reconocido como el hijo del Sol, el dios más importante de la religión inca. Un consejo de nobles y sacerdotes, asesoraba al Inca en las tareas de gobierno.  La gran expansión del imperio fue posible por la fuerza militar. Para facilitar el desplazamiento de sus ejércitos, los incas construyeron una vasta red de caminos. La existencia de tambos o postas a lo largo de esos caminos servía para el descanso de las tropas en campaña y para el recambio de animales y armas.
Tambo Colorado, Pisco. PERÚ

Todos los pueblos que pertenecían al imperio tenían la obligación de entregar al Estado una determinada cantidad de alguna materia prima o de productos manufacturados, según la producción característica de cada zona. Además, la población estaba obligada a realizar trabajos individuales en beneficio del Estado, los curacas o los sacerdotes. La sociedad incaica funcionaba sobre la base de la reciprocidad y la redistribución.

La reciprocidad consistía en la ayuda entre todos los miembros de una comunidad. Por ejemplo, los habitantes de un ayllu se ayudaban entre sí a sembrar y a cosechar en las parcelas de subsistencia; y, en ocasión de un matrimonio, toda la comunidad ayudaba a levantar la casa de los recién casados. Los incas incorporaron el principio de reciprocidad de los ayllus como una de las bases del funcionamiento económico y social de su imperio.

Los ayllus entregaban los tributos a los curacas, y los bienes tributados se acumulaban en depósitos reales que estaban en aldeas, caminos y ciudades. Cuando algunos pueblos del imperio no podían satisfacer sus necesidades básicas porque las regiones en las que vivían habían sido afectadas por malas cosechas u otras catástrofes, el Estado incaico redistribuía una parte de los alimentos, materias primas y productos manufacturados almacenados. También utilizaba los bienes acumulados para costear los gastos de las constantes expediciones militares, y para premiar los servicios realizados por algunos funcionarios generalmente nobles.

Los tributos de las comunidades campesinas dados al Estado eran de tres tipos:

1. Trabajos colectivos en las tierras del Inca.

2. Trabajos individuales periódicos y rotativos para el Estado, a los que llamaban mita, con este sistema se construían puentes y caminos.

3. Las comunidades debían entregar a los curacas alimentos, materia primas y productos manufacturados.

El Estado incaico tuvo una existencia muy corta ya que, si bien sus inicios se remontan al siglo XII , el período de expansión imperial comienza hacia mediados del siglo XV y  finaliza hacia mediados del siglo XVI , cuando fueron conquistados por los españoles.

ACTIVIDAD:

 1) Organizá las características del Imperio Inca según las siguientes categorías:



2) Relacioná la imágen con lo leído en el texto